viernes, 1 de diciembre de 2017

De Legua Emergencia a Legua Emergente.

En estos últimos días, muchos hablan de un sector, de una de las poblaciones más complejas y más cercanas al centro de la Santiago. En especial de La Legua Emergencia. Muchos dicen conocerla, haber estado allí, haber trabajado ahí. Tener amigo y familiares en ese sector. En las conversas, ayudan a crear mitos sobre lo que pasa y lo que no pasa en ese sector de la población. Incluso me han confesado que han comprado droga ahí, como si fuera gran cosa, esperando felicitaciones o que yo habrá los ojos como sorprendido, la verdad no sé sus pretensiones. A mi solo me sorprende la discriminación interna. Si, dentro de la misma población.

Hasta hace poco muchos creían que el nombre de Emergencia, es por el eterno estado en la que se encuentra esa parte de la población o era parte de la creatividad de los pobladores. A muchos, no les cae la teja que es una población de emergencia que ha durado casi 70 años. (1951 para ser exacto, bajo el gobierno de Gonzales Videla, un poquito después del fin de la segunda guerra mundial y en pleno represión de todo el movimiento social en Chile). Desde esos inmemorable tiempos, ningún gobierno, bajo ninguna ideología política ha podido con esta emergencia. Algunos solo la profundizan. 

El Estado, por otra parte (Y el estado es: gobierno y oposición, poder judicial, poder legislativo, las policías, gobiernos regionales, municipalidades, ósea todos, y no solo Bachelet o el de turno, sino todos, históricamente todos.) Ellos, se han paseado, han estructurados decenas de planes, maquetas, mapas y bosquejos, con una diversidad enorme de soluciones y pócimas milagrosas para nosotros, aunque la mayoría de las veces sin nosotros. Casi siempre, incluye violencia y represión, echándonos a todos al mismo saco roto como dicen los vecinos. Claramente han fracasado una y otra vez, el Estado nunca ha sido solución, para la Emergencia.

También están aquellos, que han querido históricamente: bombardearnos, acribillarnos, envenenarnos y desaparecernos. "Saquen los milicos a la calle"- dicen algunos, como si nosotros no supiéramos que significa eso. "Bombardéenlos" - dicen otros - como si nosotros no supiéramos de esas amenazas. Lo que si les ha resultado por ahora, es: relegarnos a orillas y al margen del bendito progreso, no tomarnos en cuenta y acallarnos; y les ha resultado también, eso de que nos matemos entre nosotros mismos.


Otros han venido desde la academia a estudiarnos, a experimentar con nosotros, poniendo a nuestros niños en salas de observación para estudiantes de pregrado (véase estudios de la UDP), laboratorios de creatividad para artistas, laboratorios de historias para Master y Doctorados. Se han hecho una infinidad de tesis y documentos para postular a los más variados títulos en las más prestigiosas universidades (y las no tanto, también). No tengo mayores problemas con esto último, muchos de nuestros pobladores profesionales lo han hechos también, solo si se quedaran o dejaran algo de todo eso, o al menos si continuaran profundizando, si siguieran exponiendo y socializando sus estudios. No por las lukas, sino instalando las verdaderas problemáticas y dejando las autocompasiones de lado, creyendo al menos sus propios discursos. No nos sirven los proyectos a corto plazo e intrascendente. Necesitamos ideas que se ocupen de lo humano y no de las cosas, de esos somos históricamente generadores y no vinieron las academias a enseñarnos, sino que fueron nuestros propios abuelos y abuelas maestros de cómo construir nuestras vidas. Creo que tampoco, necesitamos proyectos de artes o de deportes para salir de la droga o para no caer en ella, sino que lo necesitamos por que somos humanos, parte tangible de este terreno y de esta sociedad, aunque nos traten como nos tratan, quiéranlo o no. Somos nosotros los generadores de cultura y contracultura, por la infinidad de nuestra existencia, es nuestra clase la que genera y ha generado formas de expresión desde siempre. 


Y también habla la prensa, acerca de la Emergencia. ¡Ay! la prensa. Con sus imágenes recocidas, amalgamadas, montadas, equivocadas. Creando personajes de telenovela, o gánsters de novela negra. Nos han tachado y marcado con figuras literarias y metáfora dignas de los premios Limón. El Gueto, Los Carteles de la Legua, hasta con las Maras centroamericanas nos han comparado. Los titulares de programas como Aquí en Vivo, En La Mira o Informe Especial, nos dejan sin palabras, por su extra/ordinaria creatividad. Hemos sido material literario para periodistas de todos los colores. Y vendrán más a construir su curriculum. Somos tierra fértil del mito urbano. Y ella, la prensa, se alimentan, literalmente, de la exposición de nuestros problemas, según la mirada comercial, de vender la violencia. Noticieros, matinales y programa especiales, prensa escrita y de la otra, toda para mostrar lo mismo de siempre en un gigantesco uróboro, de grandes violencias y pequeñas luces de esperanzas que venden, pero ya no emocionan. 

Tantas aristas en un pequeño terruño. Que no terminaríamos de contar, pero en fin. Muchos sabemos que la emergencia se acabará cuando ya no exista la Emergencia o la alternativa es que se transforme en una Legua Emergente. Para lo primero fácil, solo se lo dejamos al tiempo, al estado, al mercado y ya llevan harto camino recorrido. Desapareceremos como la villa San Luis en Las Condes, como los barrios históricos de Estación Central, como algunas poblaciones en San Miguel, mutaremos en lo que odiamos, seremos parte de este orbe sin sentido, ni razón; sin identidad, seremos un conjunto de moles de hormigón sin historia y ni siquiera tendremos un mísero valor arquitectónico. Quizás los que leemos esto, no alcancemos a verlo. 

Para lo segundo es más difícil. Para transformarnos en una Legua Emergente, necesitamos la unión de los vecinos y vecinas, necesitamos que los egos y rencores de nuestros dirigentes, se hagan a un lado mientras damos la lucha, y que NO contagien a las nuevas generaciones, a quienes no les pesa, nuestras batallas perdidas. Necesitamos de ese extraño amor por un pedazo de tierra, donde vinieron a tirar a nuestros abuelos. Necesitamos querer este pedazo de historia importante de nuestro pueblo, para la memoria y para el desarrollo de todos y todas. Necesitamos volver a identificarnos con eso y no con aquellos, que nos muestran y bombardean día a día, los medios. Necesitamos aprender de los procesos anteriores, de nuestros errores, de nuestros fracasos, de nuestras penas y también de nuestras pequeñas victorias. Necesitamos alejarnos y mirar con distancia y desconfianza, a aquellos que no han calificado, estudiado y a quienes han hecho enfrentarnos entre nosotros, alejarnos de quienes nos han separado y han puesto trabas en nuestras organizaciones. Necesitamos reb(v)elarnos a lo escrito, una vez más. Por nuestros niños y niñas, por nuestros sueños.


Antonio Concha
Poblador
01.12.2017

Todo es Cancha.  Diciembre. 2007

jueves, 19 de octubre de 2017

Hilo

Un hilo de voz atraviesa precario y carcomido
del estomago a la garganta
sale de la boca junto al vaho
se amarra de cantos de pájaros mágicos
que se elevan de la Tierra
como vapores del sol en las ortigas
o de troncos podridos de vida.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Ser Joven

     En una manifestación sobre los detenidos desaparecidos veo a una niña joven de unos catorce años, pelo rojizo, camisa escocesa roja y negro pantalones rotos en las rodillas y una foto colgada en su pecho. La foto en blanco y negro es de un hombre joven, quizás unos veinte años; tez clara y pelo ondulado. La imagen esta plastificada y perforada por arriba donde pasa un gran alfiler de gancho metálico, desgastado y dorado opaco. La joven sonríe y habla con algunos otros jóvenes, mientras de fondo suena música andina.
    En la manifestación hay muchas personas y es en frente del Banco de Chile en pleno paseo ahumada de Santiago. Un escenario en frente, y rodean a la gente, largos lienzos que cuelgan entre los árboles. Lienzos con decena de caras impresas en cuadriculadas, sin nombre, dirección o algo que indique quienes son o quienes fueron. Solo lo acompañan, y también en negro, grandes signos de interrogación. ¿Dónde están?
   ¡Cuán jóvenes eran todos ellos! Más que yo a esta edad. ¿Cuántas cosas quisieron cumplir como yo? ¿Cuánto soñaron? ¿Cuántas madres, en edad de mi madre sufrieron y quedaron a la espera eterna de noticias o justicia? Y la pregunta dolorosa ¿Cuantos compañero scouts, cuantos amigos y amigas de organizaciones sociales más jóvenes que yo hubiesen desaparecido si esto ocurriera hoy? ¿Hubiese sido posible todo lo que hacen ellos hoy, en esos tiempos? Ellos creían en un mundo nuevo como yo creo ahora, estudiaban, discutían, trabajaban, no tenían formación paramilitar, no tenían educación como la de hoy, creían.

   Vuelvo a la joven, que ahora levanta el puño exigiendo justicia de la generación de sus abuelos, hace quizás 50 años. Esta niña-mujer joven consecuente con su historia, vive piensa y exige por aquellos jóvenes que no pudieron hacerlo en ese tiempo. Porque su vida fueron cortadas en plenitud. La extensión de ese terror alcanza más allá del tiempo y de las generaciones. Eso pasa cuando se matan los sueños de otro.



    ¿Dónde está nuestra juventud? Y no me refiero a los niños y niñas u hombres y mujeres de una cierta edad específica. Sino que, a donde está nuestra juventud, la de cada uno. Incluso si usted lee esto y tiene 90 años. "Ser joven y no ser revolucionario, es una contradicción hasta biológica" decían en esos tiempos donde ellos, los jóvenes de las cuadrículas en blanco y negro, desaparecieron… o mejor dicho fueron secuestrados por agentes de un estado paranoico y brutal, asesino y cobarde.   


Ser joven y no ser revolucionario es también una contradicción Vio-lenta. Una contradicción sarcástica en nuestros tiempos, no válida para nuestros tiempos, donde llevamos la revolución por dentro. Ser jóven y no querer un mundo mejor es en chiste extraño, de humor negro, pero del malo. En fin, es una contradicción. Es una contradicción vivir y no ser joven, y aquellos que llevamos la revolución por dentro lo entendemos así, independiente de los años y generaciones. 

No podrán devastar nuestros sueños y alegría de juventud, ni aun así con los años.



01.09.2017

lunes, 21 de agosto de 2017

Más recuerdos frios para Agosto.

Una viejita extiende un plástico verde en el frío pavimento en las afueras del Barros Luco, sobre él, estira calcetines azules y grises... y un par de zapatitos blancos tejidos a crochet. Se agacha difícil, mientras exhala vaho entre los hilos de su bufanda.

Más recuerdos fríos para Agosto.

Mermas de Stock en el SENAME

Sé que los trabajadores pasamos de ser recursos humanos a ser colaboradores. Que cada cierto tiempo nos dan nombres gringos y títulos gringos en departamentos de nombres gringos, en empresas de nombres gringos. Todo esa arrogancia y arribismo mentiroso y colonizador, deshumaniza y desmiembra nuestro lenguaje en conceptos que no entendemos. Y nada es casualidad.

Por eso y otras cosas, me niego a ser Capital Humano, Recurso, me niego a ser parte de un Staff, Scrum, etc. Dudo cada vez más, de los cargos pretenciosos, de las jefaturas y jerarquías mentirosas.

Los que trabajamos sabemos todo esto, pero no sé, no me puedo explicar. En que minuto los niños muertos en dependencias del estado se transformaron en Mermas de Stock !!! Cuándo fue que olvidamos la función de cuidar de los nuestros!!!! Cómo fueron capaces de romper cada vínculo para que llegáramos a olvidarnos de ellos.


Por eso y otras cosas más, no creo en el Capital. El experimento fracasa y fracasa.


Foto ( Memorarte: Arpilleras Urbanas, Marcha 5 de Agosto)

viernes, 30 de junio de 2017

Santa Ana Julio 2014

Todos los canales preocupados de un atentado a la iglesia de Santa Ana, seis camionetas con sus parabólicas apuntando sus microondas al cielo para informar del fuego. Mientras tanto, una pareja de indigentes comienza a tapar con plásticos sus cajas de cartón.  Esperarán la lluvia a un costado del imponente y vacío edificio, que sínicamente se hace la víctima y mira altanero haciéndose el sordo.


22.07.2014


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...