viernes, 1 de septiembre de 2017

Ser Joven

     En una manifestación sobre los detenidos desaparecidos veo a una niña joven de unos catorce años, pelo rojizo, camisa escocesa roja y negro pantalones rotos en las rodillas y una foto colgada en su pecho. La foto en blanco y negro es de un hombre joven, quizás unos veinte años; tez clara y pelo ondulado. La imagen esta plastificada y perforada por arriba donde pasa un gran alfiler de gancho metálico, desgastado y dorado opaco. La joven sonríe y habla con algunos otros jóvenes, mientras de fondo suena música andina.
    En la manifestación hay muchas personas y es en frente del Banco de Chile en pleno paseo ahumada de Santiago. Un escenario en frente, y rodean a la gente, largos lienzos que cuelgan entre los árboles. Lienzos con decena de caras impresas en cuadriculadas, sin nombre, dirección o algo que indique quienes son o quienes fueron. Solo lo acompañan, y también en negro, grandes signos de interrogación. ¿Dónde están?
   ¡Cuán jóvenes eran todos ellos! Más que yo a esta edad. ¿Cuántas cosas quisieron cumplir como yo? ¿Cuánto soñaron? ¿Cuántas madres, en edad de mi madre sufrieron y quedaron a la espera eterna de noticias o justicia? Y la pregunta dolorosa ¿Cuantos compañero scouts, cuantos amigos y amigas de organizaciones sociales más jóvenes que yo hubiesen desaparecido si esto ocurriera hoy? ¿Hubiese sido posible todo lo que hacen ellos hoy, en esos tiempos? Ellos creían en un mundo nuevo como yo creo ahora, estudiaban, discutían, trabajaban, no tenían formación paramilitar, no tenían educación como la de hoy, creían.

   Vuelvo a la joven, que ahora levanta el puño exigiendo justicia de la generación de sus abuelos, hace quizás 50 años. Esta niña-mujer joven consecuente con su historia, vive piensa y exige por aquellos jóvenes que no pudieron hacerlo en ese tiempo. Porque su vida fueron cortadas en plenitud. La extensión de ese terror alcanza más allá del tiempo y de las generaciones. Eso pasa cuando se matan los sueños de otro.



    ¿Dónde está nuestra juventud? Y no me refiero a los niños y niñas u hombres y mujeres de una cierta edad específica. Sino que, a donde está nuestra juventud, la de cada uno. Incluso si usted lee esto y tiene 90 años. "Ser joven y no ser revolucionario, es una contradicción hasta biológica" decían en esos tiempos donde ellos, los jóvenes de las cuadrículas en blanco y negro, desaparecieron… o mejor dicho fueron secuestrados por agentes de un estado paranoico y brutal, asesino y cobarde.   

Ser joven y no ser revolucionario es también una contradicción Vio-lenta. Una contradicción sarcástica en nuestros tiempos, no válida para nuestros tiempos, donde llevamos la revolución por dentro. Ser jóven y no querer un mundo mejor es en chiste extraño, de humor negro, pero del malo. En fin, es una contradicción. Es una contradicción vivir y no ser joven, y aquellos que llevamos la revolución por dentro lo entendemos así, independiente de los años y generaciones. 

No podrán devastar nuestros sueños y alegría de juventud, ni aun así con los años.



01.09.2017

lunes, 21 de agosto de 2017

Más recuerdos frios para Agosto.

Una viejita extiende un plástico verde en el frío pavimento en las afueras del Barros Luco, sobre él, estira calcetines azules y grises... y un par de zapatitos blancos tejidos a crochet. Se agacha difícil, mientras exhala vaho entre los hilos de su bufanda.

Más recuerdos fríos para Agosto.

Mermas de Stock en el SENAME



Sé que los trabajadores pasamos de ser recursos humanos a ser colaboradores. Que cada cierto tiempo nos dan nombres gringos y títulos gringos en departamentos de nombres gringos, en empresas de nombres gringos. Todo esa arrogancia y arribismo mentiroso y colonizador, deshumaniza y desmiembra nuestro lenguaje en conceptos que no entendemos. Y nada es casualidad.

Por eso y otras cosas, me niego a ser Capital Humano, Recurso, me niego a ser parte de un Staff, Scrum, etc. Dudo cada vez más, de los cargos pretenciosos, de las jefaturas y jerarquías mentirosas,

Los que trabajamos sabemos todo esto, pero no sé, no me puedo explicar. En que minuto los niños muertos en dependencias del estado se transformaron en Mermas de Stock !!! Cuándo fue que olvidamos la función de cuidar de los nuestros!!!! Cómo fueron capaces de romper cada vínculo para que llegáramos a olvidarnos de ellos.


Por eso y otras cosas más, no creo en el Capital. El experimento fracasa y fracasa.


Foto ( Memorarte: Arpilleras Urbanas, Marcha 5 de Agosto)

viernes, 30 de junio de 2017

Santa Ana Julio 2014

Todos los canales preocupados de un atentado a la iglesia de Santa Ana, seis camionetas con sus parabólicas apuntando sus microondas al cielo para informar del fuego. Mientras tanto, una pareja de indigentes comienza a tapar con plásticos sus cajas de cartón.  Esperarán la lluvia a un costado del imponente y vacío edificio, que sínicamente se hace la víctima y mira altanero haciéndose el sordo.


22.07.2014


Santa Ana en Junio

Salgo de las tripas de Santiago. Estación Santa Ana a cambiado, aunque me reciben las mismas palomas de siempre volando en círculos. La imponente iglesia es amarilla ahora (o siempre) y recibe los único y metafóricos rayos de sol en lo alto. Se siente el aroma a naranjas recién exprimidas de los carritos callejeros de los migrantes.  Ellos miran alrededor entre los vahos de los demás, como buscando a la policía que los acorrala sobre todo los viernes. Ellos está muchos más despiertos que nosotros, los obreros calificados entumidos, de finales de Junio.

miércoles, 28 de junio de 2017

Niños Zánganos

Cuando me dicen que los niños son zánganos, o minimizan la infancia a juegos y magia.

Pienso que no han escuchado la opinión de los niños y niña, es que no los han visto participar y luchar. No han visto las largas caminatas al colegio, los fríos de la mañana esperando el furgón, que los lleva a un colegio que muchas veces tampoco los escucha. Tampoco han visto a los niños que ayudan en la casa con sus hermanos, porque ambos padres trabajan. No han visto a niños que ayudan a sus padres en las labores de la casa, o en el mismo trabajo del campo, de la feria y tantos otros. No han visto, solo se ven ellos.

Ellos, los que han sido zánganos siempre, son los que efectivamente han tenido todo desde siempre, los privilegiados zánganos de siempre. Y que terminan viviendo en un mundo mágico de burbujas, y todo para ellos es un juego.

10.05
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...